Cada día podemos descubrir y reseñar 3 momentos gratos, 3 hechos cotidianos luminosos, que hayan significado placer, plenitud, alegría, sonrisas, asombro, emoción.
Inspirado en Clare: http://threebeautifulthings.blogspot.com/

jueves, 23 de noviembre de 2006

Empanada, Milagro, Guanajo


1) Empanada Factory, impelable... Desayuno de Acción de Gracias, a la criolla...agradecidos de ser venezolanos.

2) Milagro: hace 7 meses el hermano de una querida amiga sobrevivió a una operación, de la que tenía muy poco chance de salir vivo.
Hoy dio las gracias por el tiempo extra que tiene para disfrutar de la vida, que además le regaló una nueva compañera. Un doblete.
En sus palabras: “¡Mejor que ganarse un Lotto de 100 Millones!”

3) Cena de Acción de Gracias con amigos: Guanajo relleno a la cubana, ...ñññoó...

2 comentarios:

Mil Orillas dijo...

Me alegro por tu a migo, por su familia, por ti...

Curiosidad: ¿Cómo se rellena el guanajo a la cubana? ¿Y las guarniciones?

Tengo 8 años fuera de Venezuela. No conozco Empanada Factory. ¿Me cuentas? ¿qué desayunaste en criollo?

Ya sabes, es mi tema...

gracias y cariños

Christian Burgazzi dijo...

Hola Mil Orillas,
gracias mil por leerme y escribirme (y por tus palabras).
Te cuento: lo del guanajo (pavo en cubano) dice que lo preparan como si fuera el cochino que ellos hacen tan rico.
El relleno me pareció similar al americano, pero más jugoso. No tengo los detalles de la preparación (me encanta comer bien, pero no cocino).
Algo particular es que el pavo estaba cubierto de tiras de tocineta (a manera de una piel), para darle más sabor. Se que lo habían preparado con vino. Estaba sabroso y jugoso. Me pareció mejor que el promedio, que suelen quedan muy secos.
Las guarniciones: moros y cristianos, tamales de maiz (como nuestras hallaquitas o cachapas de hoja), marzorcas de maiz, y algo muy gringo pastel de calabaza con marshmellow.

En cuanto a Empanada Factory, queda en Miami (Dolphin Mall), fruto de la creciente emigración venezolana. Nosotros estamos pasando 2 semanas aquí, y ya estamos en el tiempo limite para la crisis de abstinencia de arepas (ver post de hoy). Así que nos compramos unas empanadas para desayunar ayer. No fue mucho más, pero fue criollo y sabroso.
Cariños y Gracias